ELLA…

ELLA...

Que luz tan dulce me lleva a ella, ante la magia de una mirada, el verso colocado en sus caderas, la fragancia destellando al ritmo de la belleza, colocando cada sentimiento sobre el afecto del alma ¡ella! el mundo en sentimientos, para vivir el amor de ella.
La Habana, Cuba.